//60 millones de dólares es el precio mínimo del diamante más valioso del planeta

60 millones de dólares es el precio mínimo del diamante más valioso del planeta

La extraordinaria pieza, de color rosa y casi 60 quilates, será subastada el próximo mes de noviembre. Será entonces cuando se sabrá el precio final que adquirirá esta gema de gran pureza y hermosa estructura.

El popular dicho “vale más que un diamante en bruto” va a tener que cambiar por “vale más que el Pink Star”. Y es que ese es el nombre del diamante más preciado del planeta, un ejemplar rosa, uno de los tipos más difíciles de conseguir, tallado y pulido con un gusto exquisito durante más de dos años en el taller Steinmetz Diamond.

Los expertos consideran que casi roza la perfección, por su hermosa forma ovalada, su intenso color rosado y su composición libre de impurezas. De hecho, el Instituto Gemonológico Americano le ha dado la mayor clasificación posible en color y claridad y ha sido catalogado como un diamante “tipo Ila”, categorización que sólo tienen el 2% de las piezas y que reciben por ser la subcategoría químicamente más pura y por su gran transparencia óptica.

Con 59,6 quilates se estima que la gema podría llegar a alcanzar los 60 millones de dólares (44 millones de euros) y convertirse en el diamante más caro del planeta, título que hasta la fecha ostenta el Graff Pink. Con 24,78 quilates llegó a costar 46,2 millones de dólares, estableciendo el récord mundial en subasta para una joya.

Originalmente el Pink Star -hallado en África en 1.999 por De Beers- ya rompió moldes. Su peso ascendía a 132,5 quilates, pese a ser extraordinariamente difícil encontrar diamantes rosas de más de 5 quilates. De ahí, que David Bennet, el titular de Sotheby’s para Europa y Medio Oriente, califique esta piedra como “uno de los mayores tesoros de la naturaleza”.

La peculiar pieza fue vendida en 2007, aunque no transcendió el nombre del comparador ni el precio de venta. Posteriormente, junto con otros siete diamantes de gran rareza, fue expuesto en el Museo Smithsoniano de Washington.

Ahora, la joya busca de nuevo un comprador. Saldrá a subasta en la casa Sotheby’s, en Ginebra, el próximo 13 de noviembre. Será entonces cuando se sabrá su precio final.