//‘After work’, la alternativa de ocio distinguido al salir del trabajo

‘After work’, la alternativa de ocio distinguido al salir del trabajo

Este fenómeno que recuerda al estilo de vida neoyorquino ha triunfado en España. Los locales de moda ofrecen momentos de ocio exclusivos tras la jornada laboral.

Acudir a un local de moda al salir de la oficina para relajarse entre amigos, compañeros de trabajo, o profesionales del sector se ha convertido en una práctica muy habitual entre los ejecutivos. Este fenómeno, importado del mundo anglosajón como un método para evadirse de la rutina laboral después de una larga jornada, se ha extendido como la espuma en las ciudades europeas, haciéndose cada día más popular en España el nombre con el que se le conoce: ‘after work’.

Y es que, fruto de la gran aceptación entre los profesionales de alto nivel, en los últimos años han proliferación las propuestas ‘after work’, tanto por su inclusión dentro del día a día de los locales más en boga de las principales ciudades del país, como por la creación de espacios dedicados exclusivamente a este fin. En esta línea, no son pocos los hoteles que han abierto establecimientos pensados para acoger a los trabajadores antes de llegar a casa.

Dirigidos a un público urbanita, de clase media, media-alta y profesionales, los establecimientos que ofrecen este tipo de ocio presentan una estética muy cuidada: el estilo minimalista, los aires retro o los detalles vintage no faltan en su diseño. También su carta está muy cuidada proponiendo para este momento del día cócteles, champagne, combinados a base de bebidas premium, etc., y pichos delitassen como sustitutos de las tradicionales cañas con tapas. Y es que no sólo ofrecen un espacio para la diversión, sino también un ambiente distinguido y un estilo de vida concreto.

Existen opciones ‘after work’ de todo tipo: ubicadas en céntricas azoteas con imponentes vistas de la ciudad (como la de la terraza Arola del Hotel Arts en Barcelona, la del Hotel EME en Sevilla o la Hotel Emperador en Madrid, un clásico desde donde observar la emblemática Gran Vía), temáticas (como la iniciativa para practica idiomas de Ole Lola los martes o las jornadas musicales de Milano Cocktail Bar) o con espíritu histórico (como las madrileñas Cuevas del Sandón con más de cinco siglos a sus espaldas).

Según un estudio elaborado por la consultora Hamilton Intelligence, la gente asocia este término con una actividad especial desarrollada los días laborables entre las siete de la tarde y las diez de la noche a la que acude para desconectar, socializar o sentirse parte del equipo de trabajo. Así, cada vez es más habitual que las empresas inviten a sus empleados a tomar algo después de la jornada laboral en algún local de moda, con el fin de fomentar la interactuación, estrechar lazos y mejorar el rendimiento de sus trabajadores a largo plazo. Incluso han surgido propuesta como la de Glenfiddich que organiza un ‘after work’ en el mismo lugar de trabajo.

Las compañías también se han sumado a este fenómeno para potenciar la imagen de su marca o dar a conocer productos a sus clientes en un ambiente más distendido. Tal es el caso de Heineken, que cada semana promociona su cerveza en un club, local o terraza de moda con eventos de los más variados a través de su After Work by Heineken.

De momento, la tendencia está en salir fuera de la oficina, del escenario habitual, para desconectar. Así, Uno de Molina, O’Clock Pub, Ramsés, Boggo, Milano Cocktail Bar, Vibe Bar se han convertido en algunos de los más populares y exclusivos establecimientos de Madrid y Barcelona donde el ‘after work’ es una cita obligada.