//Bicis de lujo para vivir una pasión ciclista de altura

Bicis de lujo para vivir una pasión ciclista de altura

Las grandes firmas no pasan por alto la popularidad del deporte del pedal. Se han unido al fenómeno sacando modelos únicos, aptos sólo para los más adinerados. Y es que pueden alcanzar hasta el millón de dólares.

Contradiciendo a Fernando Fernán Gómez, parece que las bicicletas no sólo son para el verano, el transporte sostenible se ha puesto de moda y la bicicleta ocupa la primera posición del podio. Mientras la comercialización de coches desciende cada año, cada vez son más los que compran una bicicleta para sus desplazamientos diarios. De hecho, en España ya se venden más bicis (780.000 unidades) que automóviles (700.000). En la Unión Europea las cifras muestran una realidad similar. Si bien el incremento no ha sido tan significativo en los últimos años, al partir muchas de las ciudades de una arraigada cultura ciclista –en Holanda la movilidad en bici es del 24{ad9532f88d9b062cacd180a4ea49ecc5c540c0a40a43806a721ff981b86e1e87}, frente al 3{ad9532f88d9b062cacd180a4ea49ecc5c540c0a40a43806a721ff981b86e1e87} de España–, la industria ha crecido, pasando de los 18,9 millones de bicis vendidas del año 2010 a 20 millones en 2011.

Todos estos datos muestran el éxito imparable de las bicicletas. Y es que moverse sobre dos ruedas se ha convertido en una tendencia. De ahí que los fabricantes hayan iniciado una carrera imparable en la que no faltan modelos de todo tipo: de competición, de montaña, de carretera, plegables, de paseo… Porque igual que no es lo mismo viajar en un Jaguar que en un 600, no es lo mismo deslizarse en la Speed Concept 9 de Trek que una Torrot de los 80. Cada ciclista es diferente y busca un vehículo distinto. Por ello, los fabricantes de coches de alta gama no han pasado por alto la oportunidad. Porsche, Ferrari, BMW o Mercedes Benz son algunos de lo que han entrado en el mercado lanzando sus propios modelos.

El sector del lujo tampoco permanece ajeno al ‘boom’ del ciclismo y ha dado lugar a diseños pensados para los ciclistas más exigentes, con mejoradas características técnicas o simplemente una estética única. Entre ellas destaca la que es hasta la fecha la más cara del mundo. Valorada en un millón de dólares, fue construida por encargo para un magnate petrolero de los Emiratos Árabes. Pese a ser una bici de carretera, con un ligero cuadro, ruedas y manillar de carbono, suma más de 13 kilos. Bien vale su peso en oro, y nunca mejor dicho: está decorada con accesorios de oro de 24 quilates y con casi 500 diamantes.

La ostentación también es el distintivo de la Gold Bike Crystal Edition Aurumania. Sus únicas 10 piezas están valoradas en 105.000 dólares cada una. Por esta suma se obtiene una bicicleta bañada en oro de 24 quilates, con 600 cristales de Swarovski, un sillón Brooks y sofisticados puños de cuero.

En cuanto a La Butterfly Treck Madone, su gran valor está en el peculiar diseño de mariposas, obra de Damien Hirst, y, por supuesto, en la popularidad del ciclista que la montó. Utilizada por Armstrong en el tour de Francia 2009, fue subastada por 500.000 dólares.

Por su parte, la Thonet destaca por su originalidad. Con diseño de madera y un proceso de fabricación que utiliza vapor y que data de 1859, su precio es de 70.000 dólares.

Mientras que por las características técnicas, resalta la Lamborghini 50th Anniversary. Ligera (pesa 6,85 kilogramos) y veloz gracias a su cuerpo en fibra de carbono, está equipada con la valiosa transmisión electrónica Campagnolo. Lamborghini se ha unido a la suiza BMC para fabricar las 50 únicas unidades de este modelo.

Así, sentir la brisa sobre la cara y el tranquilo transitar a ritmo de pedal ha dejado de ser un placer de las noches estivales, para disfrutarse todo el año, y de la manera más exclusiva por aquellos que pueden rodar sobre las bicicletas más luj