//Coches para tocar el cielo con la mano

Coches para tocar el cielo con la mano

Es la exclusividad llevada a su límite. Si ya de por sí los descapotables son la versión pija de cualquier coche, cuando se habla de los convertibles más caros del planeta, el nivel de exclusividad que alcanzan es máximo.

No hay nada como disfrutar de un descapotable en un día primaveral. Probablemente es una de las mejores sensaciones que puede experimentarse al frente de un volante. Notar como la brisa acaricia tu rostro, como tu melena adquiere vida propia para disfrutar del momento, como los rayos del sol se suman a la fiesta envolviéndote con su calidez y su luz… Sentir que sobre ti sólo está el infinito cielo azul o la romántica oscuridad de una noche estrellada. Esta sensación en un coche unicamente puede ser comparada con ponerse a los mandos de algunos de esos superdeportivos o berlinas de extralujo que te transportan a otro mundo con sólo abrir su puerta. Esas máquinas que se asemejan más a una nave espacial que a un coche, con motores que superan los 500 CV de potencia, que aceleran de 0 a 100 en poco más de 3 segundos y que superan con creces los 300 km/h. Pues imagínense combinar estos ingredientes y añadirles el mejor de los condimentos, la exclusividad, pero la auténtica, la que sólo pueden disfrutar un reducido número de personas en todo el mundo.

Por ello son los coches más deseados del planeta. En algunos casos porque su producción está reducida a un limitado número de unidades (cinco en el caso del Pagani Zonda Cinque Roadster), pero en todos ellos porque desembolsar su precio está al alcance de muy pocos. Son coches que superan los 200.000 euros y que llegan a alcanzar los 2 millones de euros, como es el caso del Bugatti Veyron 16.4 Grand Sport Vitesse.

En el podio de estos exclusivos descapotables se encuentran los mencionados Bugatti y Pagani y el Rolls-Royce Phantom Drophead Coupé, con un confort y un lujo más propio de un jet privado.

Sin sitio en el top 10
No obstante, hace unos años, el Rolls ocuparía el quinto lugar, ya que dos míticos de esta categoría se han dejado de comercializar en los últimos años: el Koenigsegg CCXR Edition (1,5 millones de euros), del que sólo se fabricaron seis unidades, y el Mercedes-Benz SLR McLaren Roadster (546.000 euros), que, en cierto modo, ha dado paso al SLS AMG. Mercedes tiene también otro modelo digno de situarse entre los diez primeros; el SL 65 AMG, cuyo precio alcanza los 279.000 euros como consecuencia de su configuración técnica, aunque su precio de partida, con otra motorización y otras especificaciones, es de 112.000 euros.

Otros modelos que no puedan entrar en este top 10 son tres venerados por los amantes de los convertibles: el Lamborghini Gallardo LP570-4 Spyder (242.000 euros); el bello Ferrari California (210.000 €) y el Porsche 911 S Turbo Cabrio (150.000 €). Tres coches diseñados para recorrer con el sol por montera tanto la hermosa toscana italiana como las atractivas playas de la Costa Azul.

El Audi R8 GT Spyder (227.000 €), el Wiesmann Roadster MF5 (200.000 €), el Maserati GranCabrio MC (175.000) o el Morgan Aero SuperSports (187.000) son otros de los miembros de este selecto club de los descapotables más exclusivos del planeta que no tienen cabida en el top 10.

La conducción de cualquiera de estos coches supone una experiencia de contraste, en la que conviven a partes iguales sensaciones aparentemente contradictorias como la relajación y la excitación. A la tranquilidad y sosiego que supone conducir sin capota, mientras se disfruta del aire y la luz cayendo sobre el rostro, se une la agitación que provoca sentarse sobre una fiera indomable, con más de 500 CV y capaz de producir respuestas incontrolables.