//Dubái exhibe 300 de los coches más exclusivos del mundo

Dubái exhibe 300 de los coches más exclusivos del mundo

Los Emiratos Árabes es la región del planeta donde reside el mayor nivel de lujo y exclusividad, especialmente Dubái, donde se pueden encontrar algunos de los coches más exclusivos del mundo, imposibles de ver en otro lugar del globo terráqueo.

La discreción es un término que desconocen. Todo lo contrario, la ostentación es casi necesaria en Dubái, algo que se refleja en los coches. Son su gran vicio. Supercoches, y cuanto más exclusivos mejor. Por ello, la revista ‘Auto Trader’, con motivo de su número 500, decidió organizar en este emirato una feria en la que exhibir 300 de los coches más lujos del planeta.
La joya –nunca mejor dicho– del salón ha sido una edición especial del Bentley Continental GTC. ¿Y qué tiene de especial? Pues 31 diamantes naturales de 101 quilates incrustados en el capó y en la rejilla. Y es que en esta zona del globo son así. Su ostentación puede llegar a ser hortera. No les vale con tener un Ferrari, Rolls Royce, Lamborghini o Bugatti, puesto que allí es normal; tienen que darle su toque personal para distinguirse de los demás, para ser más exclusivos. Por eso, también se ha podido ver un Lamborghini recubierto de oro, varios Rolls Royce con numerosas personalizaciones, como las iniciales bordadas en el interior de las tapicerías, así como un Range Rover con incrustaciones de Swarovski en llantas y en los tiradores de las puertas.
Esto es lo que triunfa en Oriente Próximo. Los que hemos estado en Dubái lo hemos podido comprobar. Ver como los viernes por la tarde, la famosa avenida Jumeirah Beach empieza a convertirse en una pasarela de los coches más exclusivos del planeta. Muchos de ellos ‘tuneados’ a su manera, especialmente los conducidos por los jóvenes.
Sin embargo, el Bentley Continental GTC Diamond, valorado en unos 400.000 euros, no era ni el más caro ni el más exclusivo. Entre los coches expuestos se encontraban, por ejemplo, un Ferrari Enzo –una de las 400 únicas piezas en el mundo, construida en 2002 con las últimas tecnologías de Fórmula 1– y un Bugatti Veyron que superaban los 1,2 millones de euros cada uno. Por algo, Audi acaba de abrir en Dubái su concesionario más grande del mundo y ahí se encuentra Al Ain Class Motos, el concesionario de coches nuevos y de ocasión más lujoso del planeta.