//El elitismo de las redes sociales para ricos.

El elitismo de las redes sociales para ricos.

Para registrarse en ellas es necesario invitación o pagos de varios miles de dólares. Sus miembros comparten sus experiencias vips y reciben privilegios para vivirlas.

¿Han traído las redes sociales la democratización de la comunicación? Mirando el mapa dibujado por Facebook, Twitter, Google+, Instagram y un largo etcétera de redes sociales la respuesta parece ser que sí. Cualquiera puede opinar o responder libremente sobre una foto o comentario de otro usuario o escribir un tweet a cualquier personalidad. Estas plataformas digitales han propiciado una comunicación sin barreras, horizontal y bidireccional. Pero el mundo digital también ha traído foros exclusivos, en el que sólo algunos pueden participar.

Un ejemplo de ello es la red social Netropolitan, pensada para, como se dice en su web, “gente con más dinero que tiempo”. Para registrase no sólo es necesario ser mayor de 21 años, un correo electrónico, y dar un nombre real, sino también una aportación de 9.000 dólares (7.100 euros), a la que se suma una cuota anual de 3.000 dólares (2.200 euros) que demuestre que se mantiene el nivel adquisitivo. De ahí que se le haya apodado el Facebook para ricos.

La pregunta es: ¿tendrá éxito? Su fundador James Touchi-Peters, compositor y director de orquesta estadounidense, asegura que respondía a una necesidad de crear un espacio de conversación para gente con un estilo de vida diferente debido a su estatus social. “Vi una necesidad de un ambiente donde pudieras hablar de las cosas más finas de la vida sin ninguna repercusión. Un ambiente donde las personas pudieran compartir gustos y experiencias similares.”, declaraba Touchi-Peters a CNN.

En esta red social no hay publicidad y se garantiza la privacidad de una manera absoluta. Los miembros se comprometen a no divulgar la identidad del resto de participantes y cuenta con moderadores encargados de controlar que se cumplen las normas para que no se use con fines comerciales.

Netropolitan no es la única red social pensada para codearse con las personalidades más distinguidas y adineradas. Para pertenecer a Affluence hay que demostrar que se posee un millón de dólares o unos ingresos de 200.000 dólares al año. Forman parte de ella, altos ejecutivos y empresarios.

Por su parte, a aSmallWorld (ASW) sólo se pude acceder previa invitación de uno de sus miembros. Actualmente cuenta con unos 250.000 miembros y no sólo funciona como foro para compartir gustos y experiencias, sino también como un club social con interesantes privilegios para sus asociados, como descuentos económicos o invitaciones a eventos.

También por invitación, o abonando en su ausencia 3.000 euros, encontramos Eleqt, una red social para millonarios basada en las tendencias de estilo de vida y los negocios. Entre las ventajas de sus miembros, acudir a las fiestas más exclusivas.

En este listado de redes sociales de lujo, también encontramos The Sphere. Garantiza mediante un pago de 3.000 euros y el criterio de un comité que decide si el solicitante tiene las características adecuadas para pertenecer a una red compuesta por millonarios, top models y deportistas de élite.