//El lujo se paga en bitcoins

El lujo se paga en bitcoins

La moneda virtual permite hacerse con una villa valorada en 500.000 dólares o viajar al espacio por 250.000 dólares.

Pese a mostrarse reticente en un primer momento a dar su salto a la Red, el sector del lujo finalmente ha sucumbido al ámbito online. Y no sólo lo ha hecho para promocionar sus productos, dar una imagen de modernidad o acercarse a sus clientes, sino también para lanzarse de lleno al mercado virtual. De hecho, Internet permite incluso adquirir los productos más exclusivos a través del bitcoin. La conocida moneda virtual ha alcanzado las cotas más altas y se ha convertido en método de transacción de las viviendas más exclusivas.

A través del sitio web BitPremier, un usuario anónimo ha adquirido una villa de lujo con jardines y piscina privada en Bali, Indonesia, por el montante de unos 800 bitcoins, o, lo que es lo mismo, unos 500.000 dólares (unos 360.000 euros).

Esta empresa presume de ser el único marketplace de artículos de alta gama que permite a las personas más exigentes hacer sus compras con bitcoins. En su escaparate online se muestran los más selectos artículos premium: mansiones, deportivos, obras de arte, yates, islas privadas, anillos de diamantes, etc. Todos ellos se pueden adquirir con la moneda virtual, eso sí, por cantidades nada desdeñables. Así un violín Maxime Angard Cello cuesta 56,5 bitcoins (33.000 dólares), una casa con vistas a la Torre Eiffel más de 10.922 (4.600.000 millones de dólares) y un Porsche supera los 100 (59.000 dólares)

También dentro del segmento del lujo, Virgin Galactic ha apostado por el bitcoin. La empresa de Richard Branson ha valorado sus viajes al espacio en unos 250.000 dólares, unos, 432,95 bitcoins. Lo más sorprendente es que ya ha encontrado un comprador que ha optado por la moneda virtual para rozar las estrellas cuando la compañía inicie los primeros recorridos, previstos para finales de 2014.

La criptomoneda se ha convertido en un auténtico fenómeno capaz de invadir todo los ámbitos del comercio electrónico, incluido el del lujo. No en vano, se trata de un bien en alza. De hecho, su valor ha incrementado exponencialmente superando cualquier expectativa. Cuando surgió en el 2009 sólo valía unos centavos y actualmente supera los 600 dólares según el Índice CoinDesk Bitcoin. Pero este no es su máximo valor. Ha llegado a alcanzar el pasado año un máximo histórico de 1.100 dólares.

Mientras los expertos se muestran divididos entre los que la miran con escepticismo y aquellos que creen que es la moneda del futuro, la realidad se impone. Un gran número de empresas han comenzado a aceptar el bitcoin como modo de pago, siendo posible comprar desde una pizza o un té, a aparatos de electrónica o viajes, pasando por una limpieza de boca, las tasas de la universidad o incluso un Ferrari.