Sastres a medida y Alta costura

 


Tendencia

Alta sastrería: los grandes de la 'couture' masculina

Pocos sastres son capaces de realizar un traje que "caiga" impecable sobre el cliente y le haga sentir cómodo, regio, elegante y atractivo. Los mejores trabajan en Savile Row (Londres) o diseminados por la "bota" italiana.


La burocracia y el trabajo de oficina son los padres del traje moderno, ése de 2 o 3 botones y 2 piezas confeccionadas en el mismo tejido que caballeros de todo el mundo aceptan como correcto y apto para hacer negocios, trabajar en ambientes formales, atender al público o asistir a citas serias.

Hacia 1930, la indumentaria masculina se universalizó y se asentó tal y como hoy la conocemos. Entonces, el italiano Ermenegildo Zegna vestía ya a miles de oficinistas norteamericanos con conjuntos de chaqueta y pantalón similares a los que llevan en la actualidad bancarios, políticos, dependientes de comercio y presentadores de informativos.

Inalterables frente al prêt-à-porter

Un gran traje a medida cuesta más de 2.500 euros, por eso más del 90% de los trajes que hoy se venden son producidos en serie. Sin embargo, un reducto de poderosos y elegantes sostiene con sus encargos la haute couture masculina. En Italia e Inglaterra, mecas de la alta sastrería, muchos varones locales siguen confiando aún su vestimenta al sastre.

A veces, los italianos (como el modisto Valentino) prefieren la impecable factura inglesa, con sus chaquetas perfectamente armadas, sus dogmas sobre el estilo y su legendaria pañería. Por otra parte, muchos ingleses aprecian el 'aire' y la libertad de movimientos que proporciona un traje a medida italiano, o la calidad de las modernas y finísimas lanas fabricadas en Italia en los últimos años.

Los asiduos de grandes sastrerías como Kiton o Brioni, en Italia, o de Gieves, Kilgour, Huntsman o Anderson & Sheppard (en Londres) suelen ser hombres de visibilidad universal: actores de Hollywood, millonarios, reyes y príncipes, estrellas del rock o ejecutivos de éxito. Pagan cara la seguridad de llevar el atuendo perfecto y permiten gustosos que sus sastrerías exhiban sus nombres en su lista de clientes.

Los mandamientos de Savile Row

Pero ¿qué es lo que hace tan especial un buen traje a medida? En Londres se trata de un mínimo de 50 horas de trabajo artesano excelso, según la norma de los miembros de la Savile Row Bespoke Association, unión gremial que agrupa a los grandes y de la que son miembros tanto el bicentenario Henry Poole como ese joven talento llamado Ozwand Boateng.

El nombre de la asociación contiene términos mágicos de la alta costura masculina: "Savile Row", céntrica calle de Londres en la que se instalan los sastres y camiseros de prestigio, y bespoke, voz inglesa que designa a los productos únicos realizados en exclusiva para un cliente.

Sólo pueden ser miembros de esta asociación quienes toman medidas sobre el cuerpo del cliente, idean un patrón para cada encargo, ensamblan a mano las piezas, rematan con aguja e hilo y prueban personalmente. Y todo, para que un caballero se sienta a gusto en su vestimenta, para que el traje recopile miradas de aprobación entre sus iguales y para que ambas sensaciones duren mucho, mucho tiempo.

Enlaces de interés

  •www.savilerowbespoke.com


¿Te ha gustado Alta sastrería: los grandes de la 'couture' masculina?

Compártelo en

Más sobre Moda y Belleza:
Alta sastrería: los grandes de la 'couture' masculina
Publicado el 18/03/2010 en Moda y Belleza por Malena Mangas
Artículo leído 7142 veces.


Diseño y Desarrollo :      Internet Factory