//Helados de alta gastronomía

Helados de alta gastronomía

Rocambolesc constituye una de las heladerías más exclusivas de España. Y es que detrás de estas creaciones está uno de los mejores pasteleros del mundo.

Jordi, el menor de los hermanos Roca -creadores de El Celler de Can Roca, considerado el segundo mejor restaurante del mundo-, abrió hace dos años Rocambolesc, una heladería de ensueño donde se pueden disfrutar algunas de las creaciones del afamado chef, incluido el Postre Làctic, el emblemático plato del Celler de Can Roca, que venden envasado para llevar y montar en casa.

Con una evocadora estética que recuerda a la película “La fábrica de chocolate” de Tim Burton, concebida por la interiorista Sandra Tarruella, esta heladería invita desde un primer momento a querer probar sus helados cien por cien naturales y elaborados con productos de la temporada.

El local (ubicado en el número 50 de carrer de Santa Clara, Girona) ofrece una selección de seis sabores diferentes de helados (lácteo; chocolate; vainilla; manzana al horno; y mandarina, albaricoque o fresa, y cereza o sandía, según la temporada del año), en cornete o en terrina, que se pueden combinar con hasta 34 divertidos toppings o coberturas. De este modo, cada cliente puede diseñar su propio helado, generando sabores únicos. Por supuesto no falta la creatividad que caracteriza a los Roca. De hecho, cuenta con nuevas interpretaciones de este postre, como la magdalena de helado o el ‘brioche’ caliente relleno de helado.

En Rocambolesc también se pueden adquirir libros y perfumes, así como otras delicias típicas de la infancia, como los clásicos caramelos duros de colorines creados por el pastelero a través de métodos artesanales. Para darles vida Jordi Roca se inspiró en los conocimientos que adquirió de la tienda barcelonesa de dulces artesanos Papabubble, que hoy se expande por todo el mundo a través de franquicias. Sí primero aprendió de ella los métodos de elaboración, parece que ahora se ha fijado en ella para crecer. Y es que tras abrir su segundo local de Playa de Aro, ahora estudia llevar Rocambolesc a todo el país a través de franquicias.