//La cocina como experiencia artística

La cocina como experiencia artística

El restaurante Sublimotion trasciende el terreno gastronómico con un espectáculo multisensorial creado por Paco Roncero.

“El Sommi” (“El Sueño”), la ópera-banquete de los hermanos Roca, fue la antesala de un nuevo concepto gastronómico que eleva el arte culinario a una experiencia artística multisensioral, donde la alta cocina se fusiona con ideas, tecnología, música e imágenes para dar lugar a un escenario único y a una innovadora manera de deleitar con los sabores más sorprendentes.

Bajo este mismo concepto, Paco Roncero ha inaugurado en Ibiza el Sublimotion, un restaurante que, como el propio chef define, supone “un espectáculo radicalmente diferente”. El espacio de 70 metros cuadrados es capaz de emular aromas, paisajes, sonidos y música (e incluso controlar la temperatura y la humedad) a través de una mesa interactiva, rodeada por pantallas de proyección. El objetivo de este escenario no es otro que el de generar un ambiente único capaz de despertar todo tipo de emociones durante la degustación del cuidado menú creado por el reconocido cocinero, quién cuenta con dos estrellas Michelin y tres soles Repsol. De este modo, se crea un show único y participativo del que sólo pueden disfrutar 12 comensales por servicio.

La experiencia, iniciada el pasado 1 de junio, estará en marcha hasta el 30 de septiembre, sólo en horario nocturno, siendo posible reservar cenas para las 00,00 horas o las 2,30, tanto para grupos (la mesa completa), como para un único asistente.

El restaurante más caro
Sublimotion ha convertido en realidad el sueño que Roncero inició en El Casino de Madrid con un taller experimental creado bajo el mismo enfoque. Y es que el pupilo de Ferran Adrià es un maestro de la innovación. Además, se sitúa como el restaurante más caro de España y uno de los más costosos del mundo, superando los precios del emblemático restaurante parisino Le Maurice (380 euros por persona) o al sofisticado Kitcho de Kioto (450 euros por personas). Su menú degustación de 20 platos, incluido el maridaje, cuesta 1.500 euros euros. Una cantidad por el que ofrece mucho más que una cena. De hecho, más de 20 personas trabajan a diario para conjugar vanguardia gastronómica e innovación tecnológica en una función que opta a convertirse en el máximo exponente de la cocina como estimulación de todos los sentidos.