//La tecnología de lujo se lleva puesta

La tecnología de lujo se lleva puesta

Gafas, pulseras y relojes inteligentes apuestan por adaptarse a las tendencias de la moda para convertirse en los complementos del año.

La popularidad de los dispositivos llevables –entre los que se incluyen gafas, pulseras y relojes inteligentes- crece a pasos agigantados para situarse como el accesorio estrella del futuro. Y es que, a sus múltiples utilidades (gestión de mail, recepción de llamadas, contabilización del consumo de calorías o de las horas dormidas, interacción con redes sociales, etc.) comienzan a sumarse una amplia variedad de modelos. No sólo por el incremento de marcas que apuestan por este tipo de tecnología, si no por el enfoque estético que están dando a sus aparatos y por la diversidad de versiones de los mismos -la marca Peeble permite personalizar el tamaño y color- para resultar atractivos a unos consumidores que buscan la funcionalidad y el buen gusto del diseño.

En esta línea, dos de las contrataciones más sonadas de 2013 fueron las llevadas a cabo por Apple que sumó a su plantilla a Angela Ahrendts, expresidenta de Burberry, y a Paul Deneuve, exdirector ejecutivo de Yves Saint Laurent, de cara al lanzamiento de su iWatch. Por su parte, Google, tal y como anticipó “New York Times”, ha mostrado su intención de contratar a pesos pesados del mundo del estilismo para convertir a las esperadas Google Glass en el complemento más codiciados del año.

No en vano, parece que este año estará marcado por el ‘boom’ de este tipo de dispositivos, cuyo valor superará los mil millones de euros, según la consultora Juniper Research, y por su unión indisoluble con el campo de la moda. Y es que, si Apple se ha obstinado en hacerse con los peces gordos del sector, también las firmas de lujo se están involucrando en el desarrollo de este tipo de dispositivos. Concretamente, Louis Vuitton y la estilista Camille Toupet han diseñado un elegante brazalete para la empresa Netatmo, June, que ha sido recientemente presentado en el CES. Además de un sofisticado diseño, esta pulsera permite conocer el grado de exposición solar y la mejor manera de protegerse (un sombrero, unas gafas, un pañuelo, etc.). Y es que, aunque actualmente los principales campos de aplicación son el deportivo, y la comunicación, el consumo de contenidos y el entretenimiento, parece que la tendencia está también en que estos gadgets mejoren la calidad de vida de quien los lleva, incidiendo en el cuidado personal.

Sin duda, es en el ámbito de los complementos donde la ‘wearable computing’ (tecnología llevable) está teniendo un mayor desarrollo y en el caso de los smartwaches donde el recorrido es mayor. Asimismo, hay una clara orientación hacia la potenciación del factor estético con el objetivo de convertir estos dispositivos en un objeto de moda. Bajo este enfoque, la marca Pebble ha lanzado un nuevo modelo, Pebble Steel, de acero inoxidable que busca ganar en elegancia a su primera versión; mientras que MetaWatch ha presentado su nuevo Meta que, con un acabado muy cuidado obra del diseñador industrial Frank Nuovo (habitual de Nokia y de la empresa de móviles lujo Vertu), busca convertirse en el primer smartwach de alta gama.

Al margen de los accesorios, existen también multitud de prendas de ropa que incorporan esta tecnología (pijamas que detectan la fiebre, zapatillas con GPS, prendas con sensores que determinan el estado de ánimo de quién las viste) y propuestas de lo más sorprendentes como la de la Universidad de Tejas en Austin (EEUU) que trabajan en el diseño de ropa capaz de hacernos invisibles.