//Las calles de los multimillonarios

Las calles de los multimillonarios

Las viviendas más costosas están en la vía Pollock’s Path. Ubicada en Hong Kong, aloja viviendas que superan los 88.000 euros por metro cuadrado.

Con una media de cuatro propiedades por persona y un valor de 20 millones de dólares por inmueble, los multimillonarios dan estabilidad al mercado inmobiliario del lujo. Y es que, a diferencia de otro tipo de compradores, rara vez están obligados a vender. Esta realidad junto al desarrollo sostenido de este tipo de viviendas ha dado lugar a una reactivación del sector a nivel premium, en contraposición de lo que sucede a otras escalas donde la incertidumbre económica sigue manteniendo sus efectos con una paralización de las ventas y una drástica bajada de los precios. De hecho, en lo que respecta a estas propiedades ubicadas en los barrios más exclusivos del planeta los precios se mantienen, o incluso aumentan, superando los 100.000 dólares por metro cuadrado las viviendas situadas en las calles más exclusivas.

En esta línea, Liam Bailey, director de investigación de Knight Frank, afirmaba que “el atractivo de los bienes super-prime rara vez ha sido mayor”. Pero, ¿dónde se sitúan las propiedades más caras del planeta? Teniendo en cuenta el coste medio del metro cuadrado, Billonarie.com ha publicado un listado en el que detalla las diez calles más lujosas del planeta de acuerdo a datos proporcionados por la consultora Knight Frank. Comprarse una vivienda en una de estas vías supone una inversión, eso sí, son pocos los que pueden permitirse pagar sus elevados precios.

En líneas generales, estas calles están ubicadas en ciudades cosmopolitas (Londres, Nueva York, París, etc). Además, entre sus atractivos están una ubicación envidiable, junto a las tiendas más prestigiosas, los restaurantes y locales más de moda del momento o los principales núcleos financieros y de negocios; contar con modernos desarrollos residenciales o con edificios históricos; alojar a los residentes más afamados del planeta; o disponer de una vistas envidiables y únicas. Por su puesto, en este listado no faltan calles míticas como la Quinta Avenida de Nueva York, la londinense Kensington Palace Gardens o la mítica Avenida Montaigne de París.