//Los coches más caros del mundo

Los coches más caros del mundo

Superan el millón de euros. Poseen prestaciones y líneas más propias de aviones que de coches y sólo unos pocos privilegiados pueden sentarse al volante de estos coches que se fabrican con producción limitada o bajo petición.

Son los más deseados, cuyas imágenes adornan las paredes de las habitaciones de los jóvenes entusiastas de los coches. Son tan exclusivos que están al alcance de muy pocos. De hecho, suelen tener una producción limitada, algunos demasiado limitada (entre 3 y 15 coches). Incluso se da el caso de que la exclusividad se lleva a su máxima expresión y tan sólo se fabrica uno, como el que encabeza la lista, el Maybach Exelero.

La mayoría forman parte de esas prestigiosas marcas que han incrementado su fastuosidad a lo largo de la historia: Ferrari, Lamborghini, Bugatti, Maybach, Aston Martin… pero hay otros a los que se le puede considerar como coches artesanales: máquinas hechas prácticamente a mano, en pequeños talleres, fuera de las cadenas de producción de las grandes marcas, como es el caso del Zenvo, de ahí que sólo se fabriquen bajo petición. Poseen motores de más de 700 CV de potencia, algunos incluso superan los 1.000. La mayoría acelera de 0 a 100 km/h en menos de 3 segundos y alcanza una velocidad máxima de 350 km/h, incluso alguno supera los 400 km/h. Son verdades obras de ingeniería, tanto en sus mecánicas como en sus formas. Por algo son los coches más caros del planeta.

Selecto club
Hasta hace no mucho, para formar parte de este prestigio club de los diez coches más caros del mundo sólo bastaba con presentar una cifra de siete dígitos. Ya no. Fuera de este ranking se quedan coches valorados en más de un millón de dólares, como el Hennessey Venom GT, el SCC Tuatara, el GTA Spano o los recién nacidos Ferrari LaFerrari y McLaren P1. Pero no sólo eso, en apenas unas semanas, este selecto club de los 10 coches más exclusivos del planeta ha cambiado profundamente. El que hasta ahora poseía el cartel del coche más caro del mundo, el Bugatti Veyron Super Sport –aunque en realidad no lo era, ya que se olvidaban de contar al Maybach Exelero– se ha visto superado por dos nuevas apariciones estelares recientemente: el W Motors Lykan Hypersports, presentado en el Salón de Qatar (febrero 2013) –al que no le dio tiempo a presumir de ello–, y el Lamborghini Veneno, presentado en el Salón de Ginebra (marzo 2013).

Para que se hagan una idea del nivel de exclusividad/barbaridad de los coches de este Top 10, es que el modelo más caro de la marca del lujo por excelencia, Rolls Royce, no sólo no está incluido, sino que ni se aproxima a esos valores. El Rolls Royce Phantom Extended (alargado) cuesta 564.000 euros.

Propietarios multimillonarios
¿Y quienes se sientan al volante de tales máquinas? Pues unos pocos afortunados. La mayoría jeques árabes, empresarios, artistas y deportistas. Así, el rapero Bryan Birdman Williams es el propietario del Maybach Exelero. Sí, fue él quien desembolsó los 8 millones de dólares. Pero ahí no queda la cosa, porque su parque automovilístico lo componen, entre otros muchos, tres de las máquinas que completan este selecto Top 10. En su garaje, además del Exelero, descansan un Bugatti Veyron y un Maybach Landaulet.

Otros dos rostros conocidos que no se conforman con uno de estos vehículos son los futbolistas David Beckham y Cristiano Ronaldo, que poseen tanto un Bugatti Veyron como un Aston Martin One-77. Otro futbolista, el camerunés Samuel Eto’o, también conduce un One-77. Por su parte, el actor Tom Cruise disfruta de un Bugatti Veyron y el presentador y showman norteamericano Jay Leno de un Lamborghini Reventón.