//Lujo hasta en el banco para las crecientes fortunas chinas

Lujo hasta en el banco para las crecientes fortunas chinas

El aumento de millonarios en el país asiático hace que sea uno de los principales focos de las marcas dedicadas al sector premium.

El crecimiento económico del gigante asiático ha puesto al país en el punto de mira del sector del lujo. No en vano, hace dos años rebasaba el millón de millonarios, según el informe que cada año elabora la publicación Hurun, el equivalente chino a la revista Forbes. Con esta cifra de potenciales clientes, no es de extrañar que en los últimos años las grandes empresas mundiales del sector, Cartier, Louis Vuitton, Versace, Gucci, Armani, Hermès, Ralph Lauren o Dior, hayan volcado sus esfuerzos para instalarse dentro de sus fronteras. De hecho, en 2011, según recogía un informe de la Asociación Mundial del Lujo (WLA), cerca de dos tercios de las marcas más lujosas del mundo contaban con establecimientos en China.

Las clases altas de China se han vuelto de lo más sofisticadas debido a la rápida madurez del gusto por el lujo desarrollada por este tipo de consumidores. Así, el interés de los nuevos ricos por los coches de lujo, la ropa, la vivienda, los buenos vinos, el arte o los relojes de lujo hacen que el mercado chino suponga el 27% de la cifra de negocio mundial de este sector. Y la demanda de este tipo de servicios parece que continuará creciendo. Según un informe de la consultora McKinsey, en 2015 las ventas de artículos ‘premium’ en China supondrán un tercio del cómputo mundial.

Hasta los bancos chinos, que se han convertido en un referente del trato más exclusivo, trabajan en esta línea. Las entidades ofrecen todo tipo de privilegios para dar satisfacción a los caprichos de sus clientes, como cursos de golf, citas con los mejores especialistas médicas, recomendaciones para entrar en clubs privados o vuelos a Yunnan para comprar el té más selecto. Así lo recoge la web GlobalAsia.com, haciendo referencia a un artículo publicado por el medio chino Want Daily, que también destaca como los catálogos de los bancos no están exentos de servicios para los descendientes de sus clientes más adinerados, y futuros millonarios del país.

El banco CITIC incluye un “Club de Futuros Líderes”, donde los niños de 0 a 3 años pueden disfrutar de música clásica o enseñanzas sobre la cultura china, o formación financiera para jóvenes herederos; mientras que hay bancos que establecen encuentros entre los hijos de los millonarios para fomentar matrimonios entre los poseedores de las grandes fortunas.