//Refugio turístico de lujo en medio del Canal de la Mancha

Refugio turístico de lujo en medio del Canal de la Mancha

La histórica fortaleza No Man’s Fort se suma a la creciente oferta de alojamientos de alta gama emplazados en el mar como un lugar de retiro para los que buscan relax o emociones fuertes.

Su aspecto exterior engaña. A simple vista nada hace pensar que No Man’s Fort se trate de una de las últimas apuestas de lujo del sector turístico. Ubicado en medio del Canal de la Mancha a 2 kilómetros de distancia de Hampshire (Reino Unidos), esta antigua fortificación victoriana ha sido transformada en un refugio de exclusividad.

Sus dependencias, en sus orígenes pensadas para dar cobijo a un centenar de militares, disponen ahora de 22 suites con todas las comodidades; así como con una gran variedad de espacios pensados para el entretenimiento de los viajeros o para la celebración de eventos con capacidad para unas 200 personas.

El hotel cuenta con un área de mini-golf, un spa desde donde contemplar las aguas del estrecho de Solente; una amplia terraza con jacuzzi; bar y barbacoa; night club y hasta un cabaret. También dispone de una amplia oferta de actividades abordo para amantes de la adrenalina con multitud de opciones acuáticas: motos de agua, paseos en lancha rápida, kite surfing o kayak. A ellas se suman, dentro de las instalaciones, batallas de ‘laser quest’, una divertida actividad con la que el recinto parece hacer un guiño a los antecedentes e historia de No Man’s Fort. Y es que, el complejo fue construido en 1870 para proteger las costas británicas de una posible invasión francesa y constituyó una pieza clave de defensa del puesto de Portsmouth durante la I y II Guerra Mundial.

Con su diversidad de instalaciones dedicadas al entretenimiento, No Man’s Fort pretende convertirse en un lugar único donde los huéspedes vivan experiencias inolvidables, como sentirse por unos instantes como náufragos en medios de mar, héroes o villanos de películas, o personajes históricos de una aventura que comienza en el momento del traslado al hotel en barco o helicóptero. Pero sólo unos pocos afortunados pueden permitirse estas emociones, ya que dormir en este refugio tiene un precio que va desde los 485 euros por persona y noche.

Si se quiere disfrutar del privilegio de alojarse en las dependencias del faro, el precio se dispara, rozando los 1.500 euros a cambio de tener las vistas más hermosas de No Man’s Fort.