//Una ciudad navegable para ciudadanos adinerados e internacionales

Una ciudad navegable para ciudadanos adinerados e internacionales

Los 50.000 residentes de esta embarcación, Freedom Ship, disfrutarán de servicios básicos de lujo, así como de la experiencia de dar la vuelta al mundo cada dos años.

Vivir sobre el agua y contar con todas las comodidades que ofrece una moderna urbe no es cosa de ciencia ficción o, mejor dicho, no lo será. Una empresa de Florida pretende construir un barco de 1,5 km de longitud y más de 25 plantas, que bajo el nombre Freedom Ship se convertiría en el más grande hasta la fecha, para acoger en dichas instalaciones una metrópoli flotante.

Por supuesto, como en cualquier ciudad moderna que se precie, esta urbe marítima estará dotada de todo tipo de servicios. Así, no faltarán escuelas, hospitales, tiendas, bancos, galerías de arte, parques, e incluso un casino o un aeropuerto.

El presupuesto necesario para llevar a cabo esta iniciativa asciende a los 10.000 millones de dólares, y sólo será posible, si la compañía logra el respaldo de personas adineradas interesadas en adquirir una de las viviendas del barco, para vivir y hacer negocios en el mismo. En concreto, debe alcanzar la cantidad de 1.000 millones de euros para poder iniciar las obras, que dadas las dimensiones de la nave, se realizarían directamente sobre el mar.

Según las informaciones publicadas hasta la fecha, los precios se moverán en un rango que va desde los 110.000 euros por un camarote a los 7,5 millones por una vivienda de lujo. Por dichas cantidades se podrá residir en una ciudad no sólo flotante, ya que la embarcación está diseñada para surcar los mares. Así, aunque la idea es que esté la mayor del tiempo amarrada en la principales ciudades del planeta, también está previsto que dé la vuelta al mundo cada dos años.

La peculiar ciudad, diseñada por Norman Nixon, tendrá capacidad para unos 40.000 residentes permanentes, a los que se sumarán 30.000 visitantes diarios y hasta 10.000 invitados nocturnos. Asimismo, dará trabajo a unas 20.000 personas.

Aunque no se trata del único proyecto de estas características (por ejemplo Max Marty y Dario Mutabdzja plantean lanzar un Silicon Valley flotante, una barco con capacidad para 1.000 empresas de innovación tecnológica en aguas internacionales), si se trata del más ambicioso. De hecho, la propuesta nació en los 90 pero se vio paralizada a consecuencia de la crisis económica. Un par de décadas después se vuele a retomar, ya que ha vuelto a despertar el interés. En esta línea, el director y vicepresidente de Freedom Ship International, Roger Gooch, explicaba, en declaraciones el diario británico “The Daily Mail”, “parece que ahora el proyecto está vivo de nuevo”. Asimismo, Gooch añadía que “será el barco más grande jamás construido y la primera ciudad flotante”.

Por su puesto, el ambicioso proyecto no está exento de críticas, ya que no son pocos los que consideran que se convertirá en un paraíso fiscal flotante, en caso de llevarse a cabo.