//Viajes con destino al espacio

Viajes con destino al espacio

Convertirse en un astronauta por unas horas, o unos días, es posible gracias a la proliferación de un turismo de lujo basado en ofrecer vivencias únicas.

Ha pasado más de una década de la hazaña de Dennis Tito, el primer turista espacial. El magnate consiguió en 2011, tras varios intentos frustrados, cumplir su sueño y dejar la Tierra para pasar una semana en la Estación Espacial Internacional. Desde entonces son pocos los privilegiados que han viajado al espacio y muchos los que están interesados en vivir experiencias similares.

El creciente interés ha dado lugar a la proliferación de empresas enfocadas a este turismo apto para una pequeña minoría. Y es que, aunque está previsto un significativo aumento de la oferta en los próximos años, sus costes sólo serán asumibles por grandes millonarios.

La última empresa en sumarse al exclusivo negocio ha sido la californiana World View Enterprises. En el plazo de tres años hará viajes espaciales en globo. Los 8 pasajeros del vehículo, una amplia cápsula de lujo, estarán en el aire un tiempo aproximado de cuatro horas. Durante ese tiempo podrán disfrutar de unas vistas únicas de la Tierra y apreciar su curvatura, la oscuridad del espacio o la intensidad de las estrellas.

Mediante un sistema que incorpora un globo de helio, la cápsula ascenderá hasta 30 kilómetros para ofrecer una perspectiva única del mundo. Tras permanecer un par de horas en la estratosfera, irá deslizándose suavemente hasta alcanzar de nuevo tierra firme gracias a un paracaídas.

El proyecto está aún pendiente de aprobación por parte Administración Federal de Aviación de Estados Unidos, organismo responsable de gestionar el espacio comercial. No obstante, la compañía tiene previsto comenzar a vender los pasajes en los próximos meses. Su precio será de 75.000 dólares, algo inferior al de otras propuestas, ya que no supera los 100 kilómetros de altura desde la Tierra, distancia a la que técnicamente se considera está la frontera del espacio.

Sí alcanzará dicha altitud Virgin Galactic, empresa creada por el británico Richard Branson. En el SpaceShipTwo, un cohete moderno y aerodinámico que simula un jet privado, reproduce todas sus comodidades y da cabida a seis viajeros y dos pilotos, tiene previsto alzar el vuelo hacia el espacio el próximo año. Su meta: alcanzar 110 kilómetros en tan sólo un minuto, recorrer el espacio durante dos horas y ofrecer durante unos minutos la vivencia de ingravidez cero a sus pasajeros.

De momento, y pese a su astronómico coste de 190.000 euros, ya se hay más de 650 reservas. La agencia de viajes Bru&Bru es la única acreditada para comercializar estos viajes en España. No en vano, el país se está transformado en un lugar idóneo para el negocio turístico espacial.

Con un sistema similar al de World View Enterprises, la barcelonesa zero2infinity tiene la intención de comenzar en 2015 el que ha denominado proyecto ‘Bloon’, viajes a 36 kilómetros de altitud en una cabina sustentada por un globo aerostático, con capacidad para seis personas, incluidos los pilotos, y por un coste de 110.000 euros el pasaje.

Más ambiciosa es la iniciativa de la también española de Galactic Suite que quiere poner en marcha el próximo año el primer hotel espacial del mundo. Su idea traspasa todas las fronteras de los viajes: una vuelta al mundo ya no se dará en 80 días, sino en tan sólo 90 minutos, lo que permitirá disfrutar de 15 atardeceres al día.

Más a largo plazo, para 2017, la suiza Swiss Space System o S3, participada por la española Deimos, está preparando vuelos turísticos suborbitales.