//Yoga sobre el mar

Yoga sobre el mar

Ha conquistado a los amantes de esta disciplina por trabajar intensamente el equilibrio y aumentar la concentración, aunque su mayor valor es estar en contacto con la naturaleza.

Los amates del yoga están de enhorabuena. Y es que cada día hay más estilos y variantes de esta práctica milenaria. Si hace poco más de un año lo último era realizarlo en suspensión, a través del denominado aeroyoga, ahora la tendencia de moda se centra en realizar las diferentes asanas o posturas sobre el mar. Conocida por el nombre de SUP Yoga, esta disciplina está causando furor en Estados Unidos, especialmente en la zona de costa. De hecho, su origen está en Florida.

Las sesiones de SUP Yoga duran en torno a 90 minutos y para su realización es necesario un tatami acuático. Concretamente se utiliza una tabla especial de surf, algo más larga y ancha que las normales, para potenciar la estabilidad.

Al realizarse sobre una superficie inestable, requiere de una gran concentración. Además, el trabajo es mucho más intenso que cuando se trabaja en tierra firme. De este modo, el SUP Yoga potencia la tonificación muscular, así como la fuerza, la flexibilidad, la coordinación, el equilibrio y la resistencia, elementos necesarios para poder mantener las diferentes posturas sobre la tabla.

Otra de sus ventajas es el contacto con la naturaleza, lo que potencia la sensación de bienestar y armonía. Como cualquier otro deporte de mar, dada su ubicación, baja la tensión arterial, acentuando la sensación de relajación. Además, el sonido del mar ayuda a vaciar la mente y facilita la concentración en la respiración, mientras que la flotabilidad incita a una mayor calma. De ahí que se esté convirtiendo en unos de los deportes work out más populares del momento.

Aunque comenzó practicándose en el mar, la actividad se ha extendido a otros entornos naturales. En Boston, por ejemplo, se practica en el río Charles, el puerto o el canal Fort Point. El único requisito para realizar este deporte: aguas tranquilas al aire libre donde flotar.

El éxito de esta desafiante modalidad de yoga se ha extendido rápidamente por España. Así, repartidos por diversos puntos del país, existen centros que ofertan SUP yoga (y algunos también la opción de pilates). Entre ellos se encuentran: Aloha Sup School con sesiones en Ibiza, SUP Barcelona en la Ciudad Condal, Paddle Surf Huelva, o SUP Paradaise en Cantabria y Málaga.

El precio de las clases varía dependiendo de la escuela y el número de alumnos, oscilando entre los 20 y 25 euros.